Archivo

Archive for 29 noviembre 2007

El gilip*llas de la semana: Francisco José Alcaraz

noviembre 29, 2007 3 comentarios

Por aprovecharse de una causa tan noble como son las víctimas del terrorismo y convertirla en un arma arrojadiza contra un partido político determinado.

Por ser una marioneta de Acebes, Zaplana y Jiménez Losantos, usando la excusa de unas cesiones imaginarias a ETA (véase Navarra) como pretexto para organizar una manifestación tras otra en las cuales se hacían apología de la teoría de la conspiración o el fascismo.

Por soltar burradas como "Zapatero es el embajador de ETA", "ETA podría dar un paso decisivo para intentar ayudar a ganar (las elecciones) a Rodríguez Zapatero", o "el Gobierno tiene que estar compartiendo la alegría de ver al presidente de la AVT entrando por la puerta de la Audiencia Nacional con los terroristas, los separatistas y el brazo político de ETA".

Por vivir del cuento y apropiarse de la bandera de España, dando a entender que los que no están de su lado son unos antipatriotas.

Por haber perdido toda la razón que podría haber tenido (Zapatero tampoco está libre de crítica) al ser tan jodidamente radical, demagógico y beligerante.

Por todo esto y por la cara de meapilas que usted tiene, señor Alcaraz, espero que le manden algún tiempito a chirona para que piense en todas las burradas que ha dicho y en el daño que le ha hecho su actitud a la convivencia en armonía en este país.

Me parece encomiable que haya mantenido su postura hasta el final, incluso si ésta le puede a usted costar el ir a la cárcel, en serio. Pero lo cortés no quita lo valiente y el defender las ideas radicales de otros le va a costar que probablemente sus amiguetes kaleborrokos le hagan un ojete nuevo en las duchas de la penitenciaría. Cuídese ahí dentro, que cuando salga va a necesitar fuerzas para convocar muchas más manifestaciones. Por España.

Categorías:General

¡Quemad a la bruja!

noviembre 23, 2007 2 comentarios
Es del ser humano una característica innata el querer culpar a los demás de los fracasos propios, y cuando no existe un culpable real, pues inventárselo. Pasó con Marilyn Manson tras la tragedia de Columbine, pasó con Saddam Hussein tras los ataques del 11-S y, salvando las ENORMES diferencias, está pasando (jis) ahora con "El diario de Patricia", al cual se le quiere culpar de todos los males de España. La violencia machista es una de las principales lacras, si no la mayor, de la sociedad actual (al nivel del cambio climático o el madridismo), y tanto políticos como agentes sociales se ven incapaces de frenarla pese a las numerosas (e ineficaces) leyes aprobadas y las numerosas (e ingenuas) campañas de concienciación y de fomento de la no discriminación por sexos. Los mandamases se niegan a mirarse al ombligo y de admitir que las sentencias son blandas, que las órdenes de alejamiento dan risa y que los anuncios en los que sale el famoso de turno con un ojo maquillado de color morado no sirven para que la mari denuncie el gañán de su marido, ya que es una estúpida que le sigue amando pese a que la zurra cada noche.
 
Por eso se sienten impotentes, y ése es el motivo de que busquen fantasmas a los que echar la culpa de su mala gestión ya que son incapaces de admitir que este asunto les supera. La demagogia campa a sus anchas cada vez que en un anuncio de Dolce & Gabbana una mujer aparece sometida por un metrosexual (si fuera al revés no dirían nada), si en un anuncio de detergente la colada no se hace a medias o si en una empresa privada no hay exactamente el mismo número mujeres mandando que de hombres. Se ha llevado todo a un extremo demencial olvidando el origen del problema, y el máximo exponente se está viendo estos días con el caso del cabronazo que mató a su novia poco después de que ésta le rechazara en "El diario de Patricia".
 
No voy a ser yo la persona que defienda a ese programa (el Meca puede dar fe), pero es que esta situación es TAN previsible que daría risa si no fuera por la gravedad del asunto. Partamos de una base: esa mujer estaba sentenciada a muerte con o sin telebasura de por medio. ¿Que la mató después de haberle humillado delante de toda España? Sí, pero también la podía haber matado tras ir a comprar el pan, al salir de la peluquería o al habérsele declarado delante del portero de su edificio. Ese cabrón es un asesino y tenía muy claro lo que iba a hacer si ella no volvía con él, así que es bastante patético que ahora se abra un debate sobre "determinados programas que frivolizan sobre temas tan delicados como los malos tratos", "querer mediar en asuntos de violencia doméstica para ganar audiencia" y demás miserias que he leído por ahí.
 
Ese tío tenía una orden de alejamiento, sí. Pero ni él mismo ni la propia invitada avisaron al programa de tal circunstancia. ¿Que era una sorpresa y ella no sabía que él iba, decís? Pues no hace falta ser un lumbreras para ver que, si te llevan a un programa de televisión a darte una sorpresa, la persona al otro lado del biombo pueda ser el acosador que te está amargando la vida. Lo mínimo que podía haber hecho esa mujer era avisar al programa de esa circunstancia, y si no lo hizo entonces es culpa suya que ese miserable fuese al programa y se encontrara con ella, sin más vuelta de hoja.
 
Aprovechar esta tragedia para cargar contra la televisión, da igual el tipo de programa que sea, es de una catadura moral denunciable. Los políticos deberían endurecer las leyes y poner más medios al alcance de las mujeres maltratadas en lugar de buscarchivos expiatorios. Las asociaciones de mujeres deberían buscar la manera de concienciar a las maltratadas de que el único camino posible es la denuncia de sus agresores, en vez de escudarse en declaraciones demagógicas. Hoy van contra la tele, pero mañana podrían ir contra los toros o el fútbol, el caso es quejarse de algo y decirlo bien alto. Entre unos y otros, país de charanga y pandereta, están dando nuevamente un espectáculo del "y tú más" digno de un país bananero. Pero mientras esto sucede, el número de mujeres asesinadas sigue aumentando. Haced algo y callaos de una puta vez.

Categorías:General